Meandros del Nora (Oviedo / Las Regueras)

Al lado de casa tenemos una zona bien bonita, que son los Meandros del Nora.

Los Meandros del Nora se encuentran entre los concejos de Oviedo y Las Regueras, en el tramo final del río Nora hasta su desembocadura en el río Nalón en el embalse de Priañes.

Recomendable la parte de Las Regueras que está recién acondicionada y con un nuevo mirador panorámico.

Braña de Sousas

Pequeño paseo desde el pueblo de Valle de Lago en Somiedo, para llegar a un precioso circo glaciar en el que se encuentra la braña.

Es una braña de las más antiguas, de las llamadas de Corros: cabañas de planta circular construidas en varias hiladas de piedra, que rematan en una falsa cúpula de losas y agrupadas en parejas; una para el ganado y otra para el brañeiro (pastor).

Lago Ubales

Precioso paseo desde la Collada La Canalina donde nos dejó el Todoterreno y así evitar los 10km ida y vuelta de la infame pista hasta La Felguerina.
Mientras te acercas al collado de Ubales y al lago, vamos viendo todo el bosque de Redes, Vega de Brañagallones, Cantu’l Oso, Peña’l Vientu, Tiatordos, Maciédome, Picos de Europa…
Y luego el espectacular lago de origen glaciar y finalidad de la ruta, El Lago Ubales rodeado por 2 picos: el Cascayón y el Corteguerón

Track (by Endomondo): 8,73 km 2h:43m:18s

Desfiladero de Los Arrudos

Clásica ruta montañera asturiana, siguiendo el curso del Río Arrudos, ascensión por los escalones tallados en piedra, el Collaín, El Hayedo de los Arrebayaos y la majada de Roxecu. De ahí vuelta a Caleao.
La travesía clásica en esta zona es seguir hasta el Lago Ubales, y de ahí o bien bajar a la Infiesta, y Bezanes o bien bajar hasta la Vega de Brañagallones.
Lo dejamos para otro día

Track (Endomondo): 16,33 Km 5h:01m:22s 

Berrea 2019 – Tanes

Precioso día de Septiembre en el Parque de Redes, por la zona de Tanes.

Empezamos pasando el día en una cabaña, con nuestros anfitriones Diego y Cathy, así como la compañía de los bichos berreando de cuando en cuando.

De la que se acercaba el atardecer empezamos a subir a las zonas de probables avistamientos. Desde que hace unos años en Redes hubo una epidemia importante, la población de ciervos y venados todavía no se ha recuperado, por eso el berrear es menos acusado que en otras zonas de Asturias.

A última hora y ya apuntito de encender los frontales, nos encontramos de frente con un enorme ciervo, que más que ver intuíamos debido a la falta de luz. Tras unos segundos en los que tanto él como nosotros quedamos paralizados observándonos, decidió marcharse, dejándonos con la alegría de haberle visto.